Medios de extinción de las obligaciones



MEDIOS DE EXTINCION DE LAS OBLIGACIONES.
Clasificación.
Una de las opiniones autorizadas en derecho civil es la de Marcelo Planiol, quien forma parte de un brillantísimo conjunto de juristas franceses que mucho han influido sobre las nuevas concepciones de esta rama de derecho.
Este eminente profesor de la universidad de París, en el que tomo segundo su tratado elemental de derecho civil, sostiene que las circunstancias que determinan la desaparición de las obligaciones, esto es, su extinción, puede clasificarse reuniéndolas en tres grandes grupos, a saber:
1- Los medios en virtud de los cuales, de un modo o de otro, el acreedor queda satisfecho: cataloga dentro de este grupo a las siguientes formas: pago, dación en pago, novación, compensación, confusión y termino extintivo.
2- En esta segunda rama se agrupan los medios extintivos de las obligaciones que, al hacerlas desaparecer, no dejan satisfecho al acreedor, ellos son: remisión de la deuda, perdida de la coda y prescripción.
3- Esta última rama de la clasificación comprende las formas de extinción de las obligaciones, por virtud del ataque que se hace al acto mismo que las generó. Son ellas las siguientes: nulidad, resolución, rescisión y revocación. Estas últimas formas de extinción, dentro de un orden lógico jurídico deberían considerarse fuera de la teoría de las obligaciones y relacionadas estrechamente con la teoría de los contratos: sin embargo, como nuestra ley las considera comprendidas dentro de la primera de las teorías apuntadas, precisa estudiarlas en esta oportunidad.
El tipo de cesión que estudiamos puede verificarse sin que se afecte su validez, aun sin consentimiento del deudor, pero para su perfeccionamiento es indispensable darla a conocer al deudor, pues de lo contrario éste se libera de la carga pagando al acreedor originario.
La cesión de deudas, por el contrario, es la transmisión que el deudor hace de las obligaciones que reporta, pero para su eficacia jurídica y validez legal es necesario que el acreedor otorgue si consentimiento, sea de modo expreso o tácito: en tal virtud, en esta operación jurídica se realiza una sustitución de un deudor por otro, quedando obligado el sustituto en los mismos términos en que lo estaba el deudor primitivo. A diferencia de lo que acontece en la cesión de créditos ya estudiada, al hacerse cesión de obligaciones no se transmiten las garantías de ellas, cuando han sido constituidas por terceras personas, a menos que éstas consientan en que continúen.
Finalmente, estudiamos la subrogación. En ocasiones, aunque el pago sea verificado no extingue la obligación: es el caso del pago hecho por un tercero que tiene interés en que la obligación sea cumplida. De este modo, cuando tal ocurre, quien paga se sustituye en el derecho que se tiene en contra del deudor, por disposición misma de la ley y sin que medie declaración de los interesados. Esta circunstancia determina que la obligación del deudor no extinga, ya que lo que ha ocurrido es, como hemos dicho, que se ha operado una situación de acreedor, porque así lo establece la ley. Un ejemplo aclarará esta figura jurídica; supongamos que Juan debe a Luis mil pesos, cantidad que deberá pagarle en una fecha determinada y Rafael sabe que en la fecha respectiva Juan no podrá hacer el pago. Ahora bien,a Rafael no le conviene que mediante una ejecución forzada de Juan, Luís se quede con los bienes de éste, y para evitarlo paga por Juan. Como Luis no puede rehusar a recibir el pago, pues de lo contrario lo consignaría Rafael, ha sucedido que éste, por haberse subrogado en los derechos de Luis, se ha convertido en el acreedor de Juan.
Se hace notar al lector que esta forma de transmisión es absolutamente diferente de la cesión, que ya estudiamos, pues el mecanismo de ambas nos muestra las claras distinciones que existen entre ambas operaciones jurídicas.



Pago es el cumplimiento efectivo de la obligación; la prestación de la cosa o del hecho que es debido, sin que su significado, según sabemos, sea solamente la entrega de la cantidad de dinero.
Dación el en pago es el medio de extinción que consiste en que el deudo entregue el pago, a su acreedor, cosa distinta de aquella que era debida en virtud de la obligación, con el consentimiento del acreedor. Por ejemplo, debemos dinero y nos libramos transmitiendo a nuestro acreedor la propiedad de nuestra casa.
La novación es la extinción de la obligación por la creación de una obligación nueva, destinada a reemplazarla. Por ejemplo habrá novación cuando una persona, que se ha obligado a ejecutar un servició determinado, digamos construir una casa, conviene con su acreedor en sustituir este compromiso por el consistente en pagarle una suma de dinero determinada, para así quedar liberado de la carga que primitivamente había contraído. Es importante hacer notar que nuestra ley establece que la novación nunca se presume o supone, sin no que debe constar de un modo expresamente forma, esto es, en contrato por separado.
La compensación es un modo especial de extinguir obligaciones reciprocas y semejantes, que dispensa mutuamente a los deudores del cumplimiento forzado. Cuatro circunstancias deben ocurrir para que opere la compensación; ellas son: a)reciprocidad delas obligaciones, es decir, que la relación jurídica cada una de las partes sea dadora y acreedora respecto a otra ; b) fungibilidad de los objetos de la obligación, concepto que ya conocemos; c)liquidez de las dos deudas, entendiéndose por tal motivo que el monto de ellas se encuentre determinado o pueda determinarse por un plazo máximo de 9 días ; d) exigibilidad del crédito se opone en compensación, haciéndose notar que un crédito es exigible cuando su pago no puede rehusarse legalmente. Un ejemplo nos hará comprender esta forma de extinguir las obligaciones: Juan debe a Pedro 5 pesos y este debe al primero 10 pesos; Pedro exige a Juan lo que le debe y este opone compensación, de lo que resultara la extinción de ambas obligaciones, surgiendo la de Pedro, como nueva , consistente en deber a Juan 5 pesos solamente. En caso del ejemplo puede haber compensación en razón de que concurren las 4 circunstancias apuntadas.
La confesión consiste en la circunstancia de que se reúnan en una misma persona las calidades de deudor y acreedor. Por ejemplo, cuando Francisco debe a Rafael 500 pesos y este deja al primero, en su testamento, un legado por igual cantidad, muerto Francisco, Rafael es deudor de su sucesión por 500 pesos, pero siendo legatario por dicha cantidad resulta acreedor de la propia sucesión, ya que los legatarios son considerados acreedores de la propia sucesión. Se ve, pues como en la persona de Rafael se han reunido ambos caracteres, por lo que su obligación se ha extinguido.
El término extintivo estudiado con la suficiente amplitud cuando analicemos los actos jurídicos a modalidad. En consecuencia, damos por reproducido lo dicho antes.
La remisión de la deuda es la renuncia del acreedor a sus derechos para exigir el cumplimiento de la obligación; es, pues, el perdón de la deuda hecha voluntariamente por el acreedor. Cuando se hace condonación de la deuda principal se entiende que se han perdonado los accesorios de ella, por ejemplo, las garantías, intereses, etc.; pero cuando se hace remisión de lo accesorio únicamente subsiste entonces la obligación principal.
Por perdida de la cosa entiéndenos el perecimiento de esta, cuando se en cuenta en poder del deudo. Esta forma opera como extintiva de la obligación al devolverla, si el deudor no es responsable que “las cosas perecen y fructifican para su dueño”; por ejemplo, si la cosa se destruye a consecuencia de incendio, robo, etc.
La prescripción extintiva o negativa consiste en la circunstancia de que el acreedor no haga valer sus derechos, esto es, exigía el cumplimiento de la obligación dentro del termino de la ley señala en cada caso. Al igual que tratándose que la prescripción adquisitiva, en esta que ahora consideramos existen circunstancias que suspenden o interrumpen al termino prescriptivo. Por ejemplo, si nuestro acreedor no nos demanda el cumplimento de la obligación que tenemos de devolverle los arboles que siendo de su propiedad una corriente fluvial arraso y deposito en nuestro predio, en el termino de 2 meces, habrá perdido el derecho a exigirnos la devolución de ellos.
La nulidad es el modo de atacar la validez de un acto jurídico; de esta manera, cuando dicho acto de la de producir efectos por ser declarado nulo, se extinguen las obligaciones que por el mismo reportaba en deudor. Habiendo sido estudiada con motivo del análisis hecho acerca de la invalidez de los actos jurídicos, nos remitimos a lo dicho en el párrafo respectivo.
La resolución no es sino una de las formas de la condición- la resolutoria- que fue estudiada con el motivo de las modalidades de los actos jurídicos. El lector ya la conoce por haber sido objeto de nuestro análisis, por lo que resulta inútil repetir nuevamente tales conceptos; solo añadiremos que la condición resolutoria de encuentra implícita en toda la relación sinalagmática, para el caso de incumplimiento de una de las partes. Esto significa que si uno de los contratantes no cumple su obligación, el otro no queda formalizado a cumplirla.
La recesión es el acto por el cual, sea por voluntad de las partes o por disposición de la ley, a causa del incumplimiento de las obligaciones por una de las parte en la relación jurídica bilateral, se destruyen los efectos de un acto jurídico. Este medio de extinguir obligaciones presenta como característica que, una vez decretada por sentencia firme, el deudo incumplido queda obligado a devolverlo que ah recibido o su valor, si aquello no fuera posible y, en todo caso, a pagarla indemnización de daños y perjuicios. Por ejemplo, en el supuesto de que el comprador, no obstante haber recibido la cosa, no pague el precio de este, residido el contrato deberá devolver la cosa, o su valor, y pagar daños y perjuicios.
La revocación, ultimo de los medios extintivos de la obligaciones, es el acto en virtud del cual se priva de efectos a los actos jurídicos unilaterales o a titulo gratuito, haciendo cesar a los actos jurídicos unilaterales o a titulo gratuito, haciendo cesar las obligaciones que de los mismos deriven, con la particularidad de que solo opera para el futuro, pues los efectos de las obligaciones que ya se han producido subsisten; por ejemplo, en el caso de la donación, en la que por ingratitud del donatario, se revoca la donación y vuelve al donante la cosa que le hubiera regalado.
Para finalizar debemos hacer una advertencia que teniéndola presente, evitara confundir la rescisión con la revocación, la primera solo opera tratándose de actos jurídicos bilaterales u onerosos; la segunda, únicamente respecto de actos jurídicos unilaterales o gratuitos.